sábado, octubre 08, 2011


Un viejo amigo tenía un nombre para su cevichería soñada: Cementerio Marino.