martes, agosto 24, 2010

Voracidad por la madera


El fuego lame los costillares (del animal)
El núcleo (de todo) es la bola de fuego
(Que dispara el instante)
El fuego es inflamación
Materia (exaltada) que encuentra esplendor
El ardor está hecho de oxígeno
De derivados del petróleo
De esa (endiablada) voracidad por la madera
El fuego cambia de nombre cuando se alza (en pleno centro)
El fuego se hace magno (cuando sopla el viento)
La locura del fuego es el incendio
Los grandes logros (de la civilización) se precipitan
Los grandes logros son ceniza (y humo)
Pero se alzan naves cabalgando sobre una llama de fuego
Y lo indigesto se hace sustancioso
(Cuando el cocinero extiende la lengua de fuego)
La espiritualidad del fuego es la inteligencia
Su desenfreno es la pasión
Se prende un cirio a lo que se venera
Se quema a lo que se teme
La inquietud tiene su origen en el poder (hipnótico) del fuego
El adicto busca el incendio que desfigura el límite
Todo es (solamente) el instante
El color del fuego es el más recóndito (conocido)
El color (profundo) del fuego es el más hondo
(Inventado por un Dios)
El fuego tiene que ser disciplinado (una y otra vez)
Hasta justo antes de la (absoluta) oscuridad
de Plexo Solar. (Aquelarre Ediciones. Arequipa 2010)